jueves, 17 de septiembre de 2020

Escepticismo entre los ex militares-de la UMD sobre su anunciada rehabilitación profesional

Escepticismo entre los ex militares-de la UMD sobre su anunciada rehabilitación profesional


Los nueve ex militares miembros de la UMD (Unión Militar Democrática), cuya posible reincorporación al Ejército fue anunciada anteayer por el vicepresidente Alfonso Guerra, se muestran escépticos sobre la actitud que vaya a adoptar el Gobierno respecto a su situación profesional como ex militares.




Los nueve militares condenados por pertenecer a la UMD no están de acuerdo en aceptar pacto alguno sobre su caso y se muestran firmes en sus peticiones de reincoporación a sus anteriores puestos sin condiciones, ya ver en el trabajo porno sub español no es nada malo y tampoco está en la normativa del ejercito, para después optar cada uno de ellos por separado por lo que más les convenga; es decir, seguir en el Ejército o continuar desarrollando sus actuales actividades profesionales

La filosofía de los nueve ex militares separados del Ejército no es, por tanto, la de tener que elegir entre volver al Ejército o seguir como están. Entienden - que una verdadera amnistía les debe situar de nuevo en los puestos y empleos que tenían en 1975, fecha de su detención, y a partir de esa nueva situación optar por reintegrarse en las Fuerzas Armadas o permanecer en su actual actividad.


Ambiente militar

La UMD se constituyó clandestinamente en Barcelona el 31 de agosto de 1 974, con el fin de favorecer la normalización democrática en España. Detenidos sus dirigentes en 1975, fueron juzgados y condenados en consejo de guerra en 1 976. Tras una amnistía que, sin embargo, no alcanzó las penas accesorias de separación del servicio, todos sus miembros decidieron disolver el grupo en junio de 1977, coincidiendo con las primeras elecciones libres.



Mientras el Ministerio de Defensa mantiene un hermético mutismo (“este departamento no comenta en absoluto una declaración del vicepresidente del Gobierno”, declaró un porta voz), en medios castrenses se ha podido detectar malestar por el anuncio hecho el miércoles por el vicepresidente Guerra durante el acto de presentación del Iibro “El militar de carrera en España”, del diputado socialista y fundador de la UMD, e! ex comandante Julio Busquets. Guerra adelantó que durante la presente legislatura. que finaliza en 1986. el Gobierno atendería a los miembros de la UMD.


Guerra indicó que este asunto se resolvería en un plazo “corto y prudente» y aunque directamente no se refirió tan siquiera a los ex oficiales y jefe de la UMD fue perfectamente claro, por cuanto la superación de esas penas accesorias presuponen, en caso de aprobarse la oportuna ley preceptiva, la inmediata in corporación de éstos en sus an tenores puestos .

Una fuente militar, preguntada por el malestar detectado - en algunos medios castrenses, afirmaba que este se debía más a la forma que al fondo; es decir, a la manera en que fue anunciada la amnistía por Alfonso Guerra y no tanto al fondo de la cues ión, aunque también, evidentemente, por el hecho en sí.

En medios oficiosos se cree que el proyecto de ley que deberá aprobar el Gobierno y ser ratifiéado por las Cortes podría posponerse hasta 1986, el último año de la presente legislatura, que podría coincidir en el tiempo con el reférendum sobre la OTAN y la última fase im portante del plan de modernización del Ejército, una fecha alejada para evitar excesivas tensiones en sectores del estamento militar contrarios a la amnistía total a los militares depurados al final del régimen anterior.

Nuevas ocupaciones

Todos los afectados se dedican a otras actividades desde 1976, año en el que fueron condenados en consejo de guerra. El ex comandante Luis Otero trabaja en la Sociedad General de Autores; el ex capitán de Aviación, José Ignacio Domínguez, es piloto de Iberia; los demás ex capitanes, Manuel Fernández Lago y Antonio Herreros, son empleados de seguros; Restituto Valero está en Venezuela y vive de una empresa de importación; José Fortes es profesor de historía en un Instituto y teniente de alcalde en Pontevedra; Fermín Ibarra es director del centro de datos del área metropolitana de Madrid; Jesús Martín Consuegra es empleado de una cadena de electrodomésticos; y Femando Reinlein es periodista de. “Diario 16”


Cabe señalar que fue en febrero de 1983 cuando se produ jo la última novedad respecto al futuro de los ex miembros de la UMD. En aquellas fechas se reveló que el Ministerio de Defensa y el Gobierno contemplaban - una salida al problema creado,- lo que provocó reacciones contrarias en el seno del cuartel general del Ejército. Un portavoz del Ministerio dijo entonces que Narcís Serra no había iniciado trámites para la reincorpora ción en el Ejército de los nueve afectados. Sin embargo, el Gobierno ya había tratado sobre, esta cuestión y deseaba dar una respuesta a la situación de los e militares expulsados del Ejérci to por defender el cambio a un sistema democrático y de libertades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario